27/28 NOVIEMBRE - Plaza Mayor Medellín

La acidez del suelo, índice de acidez de fertilizantes y el papel de los inhibidores de nitrificación en la gestión sostenible del nitrógeno

La salud del suelo es esencial para la producción de alimentos en todo el mundo. Un factor fundamental para mantener este equilibrio vital es el pH del suelo, que puede ser alterado por diferentes elementos, incluyendo la aplicación de fertilizantes.
Este artículo explorará cómo los fertilizantes afectan la acidez del suelo y cómo los inhibidores de nitrificación pueden desempeñar un papel significativo en la prevención de la acidificación de los suelos y el aprovechamiento óptimo del nitrógeno.

¿Qué es la acidez del suelo?
La acidez del suelo se refiere al nivel de pH del suelo. Pueden ser ácidos, neutros o alcalinos, medidos en una escala de pH que va de 0 (muy ácido) a 14 (muy alcalino), siendo 7 el punto de neutralidad.
Muchos nutrientes esenciales para las plantas se vuelven menos disponibles en suelos altamente ácidos o altamente alcalinos.
En general, la mayoría de las plantas prefieren un rango de pH de 6 a 7, donde los nutrientes clave son más accesibles.

El impacto de los fertilizantes en la acidez del suelo

Los fertilizantes a menudo contienen nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas, como el nitrógeno. Sin embargo, su uso excesivo o mal manejo puede conducir a una serie de problemas ambientales, incluyendo la acidificación del suelo.
Cuando se aplica fertilizante nitrogenado, las bacterias del suelo convierten el nitrógeno en formas más accesibles para las plantas, un proceso conocido como nitrificación. Desafortunadamente, este proceso produce iones de hidrógeno, que pueden aumentar la acidez del suelo.

Esta tabla de acidez residual de fertilizantes nitrogenados considera el aporte de H⁺ y CO₃⁻ que generan los fertilizantes al descomponerse hasta nitrato.
En el caso del sulfato de amonio, hay un doble efecto por el aporte de H⁺ y el sulfato que puede solubilizar Calcio del complejo de cambio y favorecer el lavado del perfil, acidificando aún más.
En el caso de la urea, que a pesar de generar dos Amonios en su hidrolisis, también genera un carbonato que es capaz de neutralizar 2 H⁺, de ahí que la urea tenga un efecto acidificante menor que el sulfato de amonio por mol.

Los inhibidores de nitrificación: una solución potencial
Aquí es donde los inhibidores de nitrificación pueden ser útiles. Esta tecnología alemana con base a la molécula 3,4 Dimetil Pirasol Fosfato (3,4 DMPP) y agregada a los fertilizantes amoniacales o ureicos, reduce la tasa a la cual las bacterias del suelo pueden convertir el nitrógeno del fertilizante en formas más accesibles. Al ralentizar este proceso, los inhibidores de nitrificación reducen la cantidad de iones de hidrógeno producidos, lo que puede ayudar a mantener un pH de suelo más equilibrado.

Además, al ralentizar la nitrificación, estos inhibidores pueden ayudar a que más nitrógeno del fertilizante esté disponible para las plantas durante un período más largo. Esto puede mejorar la eficiencia del uso de los fertilizantes, al permitir que las plantas aprovechen más nitrógeno, al mismo tiempo que se reduce la cantidad de nitrógeno que se filtra al medio ambiente.

Si una aplicación de 100kg/ha de Urea (46% N total) necesita agregar 84 kilos de Carbonato de calcio para equilibrar la acidez que genera en el suelo.

Una aplicación de 100kg/há de Novatec® Solub 45 (45% N total más tecnología NovaTec®) necesitaría agregar menos de 17 kilos de Carbonato de calcio para equilibrar la acidez que se genera en el suelo.

Si una aplicación de 100kg/há de Sulfato de Amonio (21% N total) necesita agregar 112 kilos de Carbonato de Calcio para equilibrar la acidez que generará en el suelo.

Una aplicación de 100kg/ha de Novatec® Solub 21 (21% N total más tecnología NovaTec®) necesitaría agregar 22 kilos de Carbonato de calcio para equilibrar la acidez que se generará en el suelo.

Conclusión
Es esencial manejar la salud del suelo para una agricultura sostenible y productiva. Aunque los fertilizantes son una herramienta vital para la producción de alimentos, su uso puede alterar la acidez del suelo, afectando la disponibilidad de nutrientes y la salud de las plantas.
Los inhibidores de nitrificación ofrecen una solución prometedora, ayudando a equilibrar el pH del suelo, mejorar la eficiencia del uso de los fertilizantes y reducir el impacto ambiental de la agricultura. Como siempre, es vital usar estas herramientas de manera responsable y en conjunción con otras prácticas de manejo del suelo para garantizar un suelo saludable y productivo.

Información suministrada por: Compo Expert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *